Wednesday, March 21, 2007

 

calzando ancho


He detectado últimamente dos tipos de vendedores que me han hecho gracia: uno es el de vendedor que te quiere vender algo que tú no quieres, y otro, el vendedor que no quiere venderte un producto que quieres.

Ahí voy.

El otro día me fui a comprar unos zapatillas para redimir el original/absurdo regalo que nos hicieron en navidad en la agencia y como todas me parecían horribles, intenté comprarme unos Camper. Le pido al señor un modelo de Camper y le pido el número 45. El tío me mira el pie y me dice, creo que te va a servir un 44. "Bueno, -le digo-, tú mismo.

Llevo empalmando Camper desde hace 30 pares aprox, pero si tú crees que llevo un 44, dale". Me dice que últimamente hacen los Camper en Marruecos y que vienen "calzando ancho".
Me saca los zapatos del número 44 y obviamente, no me servían. En caso de extrema necesidad, me los podría llevar, pero psicológicamente, no. Le digo, "¿el 45, por favor?" y el tío se agacha y me toca el dedo grande -en una de las costumbres menos científicas del sector zapatero- e insiste, "creo que estos te sirven", y me confiesa que no reciben zapatos del número 45, lo cual me parece una estrategia aceptable, pero tío, no me jodas con la parábola de los marroquíes, please, porque hemos perdido 10 minutos hiper-valiosos.

Cambio de tercio y me voy a la Casa del Libro a comprar un libro absurdo/original que necesitaba para un tema laboral, que se llama "Los premios Darwin". Le digo a la señora si tienen "Los premios Darwin", y me dice, "¿seguro que es un libro, no?". En ese momento, me pasa toda mi vida por la mente muy rápido, en flash backs, como cuando dicen que vas a palmarla, y pienso que soy un tipo normal, que fue a un colegio, que estudió una carrera -ok, era fácil, pero carrera-, que tiene un trabajo digno, que se coge el metro para ir a comprar un libro, y tía, de verdad te juro que si me he venido hasta aquí es porque creo que tienes ese libro, si no, de verdad que no hubiera entrado aquí.

"Sí, es un libro de esos que tenéis 120.000 aquí, en LA CASA DEL LIBRO", le digo. Teclea en el ordenador y efectivamente, había 27 referencias de los premios Darwin.

Otro día hablamos de ese micro núcleo que son las dependientas de El Corte Inglés, especialmente especializadas en música independiente y series en DVD, que vas a por "El efecto mariposa" y puedes salir con "Madame butterfly" ópera en 3 actos tranquilamente...

En fin.

Comments:
Charly,entiendo al vendedor porque yo hago lo mismo. Me molaria haber visto esa secuencia del tío agachandose y apretando un 44 para tocarte el dedo. Me meo.
 
Hombre adulto de treinta y tantos en una tienda muy pija de Gijón con su sobrino de 18, a principios de los 90. Mirando unas gorras de... ¿cricket? que valían una pasta.
- Esas gorras, ¿son de mujer? - pregunta al encargado.
- No, no, no! No, qué va. Son de hombre, son de hombre.
- Ah, es que estaba buscando una gorra para mi novia.
- ... Pero es que la verdad, la verdad, es que viene este año unisex esas gorras, eh. Las están llevando muchas chicas. Vienen unisex, las gorras, sí...
 
Yo me hubiese comprado tres ejemplares de ‘los premios darwin’: uno para mí, otro para el de los zapatos y otro para la que te lo estaba vendiendo. Que mira que no es bonito regalar SENTIDO COMÚN.
Gran post, charly.
 
Pero... ¿te llevaste el 44?

Lo de La Casa del Libro muy como lo que te pasó con El Mundo en el avión... ¿Eh?
 
no yayo, no, 45. Me quedaban bien, pero hubiera sido salir de ahí y empezar a molestarme...
 
Risas con el tema de hoy, Charly. Anda que no me veo yo reflejado alguna vez en esa situación! Pero claro, el que se agacha a tocar el dedo soy yo.... .
 
Si fue el de la cicatriz del mentón ya son dos las que hace lo mismo. Lo que yo lo hice hace un mes y con unos Replay. Al menos no te vendió el líquido limpiador.
 
Con Camper te quería yo pillar... Menuda marca más sobrevalorada!
 
me parto contigo...

lo has clavao!
 
tafalla, muy bueno...
 
A mí hoy una dependienta me ha vendido unas babcuhas dos tallas menos que la mía.

Me ha asegurado que ceden dos tallas, que ella tiene dos pares.Que es cuero "de verdad", del que cede. Yo me lo he creído. Voy con los dedos encogidos, esperando a que cedan.

Por cierto, me gusta tu blog, he llegado hasta él buscando imágenes en google de galletas de chocolate Principe de Beckelar...
 
Efectivamente, lo de los dependientes, (no solo dependientas) del Corte Inglés es un mundo. Cuando les necesitas, siempre son de otra sección. Y si estan agrupados de charleta, parece que te has entrometido sin palos en un club de golf selecto. Si además osas interrumpirles se disuelven como si fueras de la Kgb o tuvieras la tiña. Eso si, son expertos justo en lo que no necesitas. Todavia me estoy comprando unos pinkis para jugar al tenis, esos que son calcetines bajos con una pequeña bolita que impide que se haga un gurruño el calcetin dentro de la zapatilla. El dependiente al no verme muy convencida, me sugirio eliminar la bolita, no se...un profesional.
Es lo que hay...
 
Post a Comment

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?