Wednesday, December 22, 2010

 

ponga a charly en su mesa

No es por llevar la contraria, pero a mí me molan las navidades.

Me dan buen rollo y es la única fecha del año en la que veo a gran parte de mi familia, que no es que vivamos muy lejos, pero entre una cosa y otra, no nos vemos lo deseable.

Toda mi vida he cenado en Navidad en Santo Domingo de la Calzada, el pueblo de mi madre, donde el año pasado, sin ir más lejos, nos pudimos juntar 30 personas de 4 generaciones, incluyendo al primo Alberto que vino desde Melbourne, a mi abuela con sus 92 y mi hija que tenía 5 meses.Personas, años, meses, la vida, vamos.

Todo bien, pim pan, espumillón, mazapanes de Soto de hace años que saben igual, un poco lo de siempre y a otra cosa.

Funde a negro y este año, empezó la rumorología a finales de noviembre de que a mi mujer le tocaba hacer guardia en Nochebuena. Este tema sería un gran post por sí solo, porque no lo he investigado lo suficiente, pero el tráfico de compra-venta de guardias en estas fechas en el Ramon y Cajal está a niveles de wikileaks. Una compañera de mi mujer creo que lleva 7 años sin ir a casa de los suegros a cuenta de trapicheos varios... #ojoconeso.

Total, que la posibilidad de desplazarme sólo con la baby hasta La Rioja no era muy de mi agrado, así que con cierto bajonazo, he tomado la decisión de quedarme sólo en casa con la pequeña Aitana viendo a José Mota tan a gusto.

Reconozco que, preocupado por las habladurías -recuerden que soy un tipo sensible-, al principio me daba palo reconocer este hecho;incluso he tenido un par de ofrecimientos cercanos que se agradecen sobremanera, pero según van pasando los días y se acerca el 24, empiezo a notar en algunos allegados sensaciones de que estoy ante sus nochebuenas soñadas.

Ayer, sin ir más lejos, me llegaron a ofrecer una cantidad simbólica de dinero por cuidar a mi hija -el famoso canguro a la inversa- con la condición de que yo fuera a pasar la Nochebuena con su familia, asegurándome incluso que tendría contenidos para este blog mínimo hasta octubre del 2011.

Así que quieren que les diga. Que me hubiera molado más cenar con la familia y escuchar a mi tío Pedro cantar la canción del sultán, pues sí.

Que me voy a ver un par de pelis y esto pareceré el 21 de marzo. Pues también.

Feliz navidad y acuérdense de mí, anda, que la Navidad no era esto.





Comments:
Primo. ¿como no vamos a acordarnos de ustedes?.
El año pasado todos y este "en cuadro" pero es lo que hay y ha tocado así.
Dale un besazo a Aitana de mi parte y saltate el biberon si hace falta pero dale una trufa de Arrese que me puedo apostar lo que sea a que tienes por ahi ja ja ja.
FELIZ NAVIDAD.
Mira el lado bueno y es que no tendrás que ir a por hielos ja ja ja.
Jon
 
Post a Comment

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?